Pues no se qué título poner a esto, ¿tú cuál pondrías?

En esos días en los que todo se ve negro.

En esas ocasiones en las que ves todo lo que conforma tu pasado, y vislumbras la cercanía del futuro.

Cuando todo en tu cabeza te dice que algo no esta del todo bien.

Piensa siempre que hay gente que esta peor que tu, siéntete afortunado de tener el cariño de tus seres cercanos.

Nunca olvides a esas personas que te dan fuerzas para seguir, para continuar, para coger una linterna y apuntar hacia las sombras, hasta que desaparezcan en la luz.

Todos tus antepasados están detrás de ti apoyándote, y todos tus descendientes están observándote, con una sola pregunta… ¿Y ahora qué?

Cuando tus piernas te fallen, cuando hinques la rodilla al suelo, y sientas que no puedes más, que tu cuerpo ya no da de si…

Coge impulso, ponte en pie, levanta tu vista al horizonte y dile al mundo “yo puedo”, “por muy duro que te pongas no me doblegarás”, “no estoy solo”.

Recuerda siempre por quien estas ahí, quien es esa persona que hace girar tu mundo, por la que darías tu vida… y házselo saber.

Desvariando un rato…

Empezamos el último mes del año.

Se acercan las fiestas familiares por antonomasia.

Tiempo, tal y como dice la canción… “de hacer balance de lo bueno y malo”.

Y echando la vista atrás… el balance sale neutro. Esta siendo un año bastante monótono, sin cosas que destacar ni para lo bueno ni para lo malo… ciertamente si tuviera que hacer una grafica al estilo de un electroencefalograma, seria plano (que no quiere indicar que estoy muerto). La vida tiene estas temporadas grises, anodinas, en las que no hay nada realmente destacable (y mira que me repito).

El trabajo es el trabajo, ahí esta con sus días buenos, sus días malos, y sus días en los que se cumple la frase de “Dios mío dame paciencia, porque como me des fuerza los mato a ostias”.

He conocido gente, he cumplido una promesa de hace mucho tiempo (verdad “cari” 😉 ). Amistades con sus más y sus menos, amigos que se puede decir que ya no lo son. Conocidos que dejaron de serlo. Enemigos creo que pocos (aunque eso serán ellos los que lo podrán decir mejor que yo)

El pequeño sigue en su crecimiento, haciéndose mayor y viendo como crece por momentos. Siento no haber podido estar todo lo que me hubiera gustado con él, seguir su evolución, pero no siempre se tiene todo lo que se quiere, y hay que decidir… Él es realmente la razón para seguir adelante, para aguantar carros y carretas, solo para llegar al final del día y ver su sonrisa.

Bueno, veremos que depara el año 2010… aunque, a pesar de lo anodino del 2009… firmo que sea igual.

Desvaríos varios…

Hoy me apetece escribir, hoy me apetece recordar…

Tal y cómo dice la canción “cualquier tiempo pasado nos parece mejor”.

Y yo ahora me pregunto… ¿Qué significas para mi? ¿Por qué no he conseguido olvidarte? ¿Por qué fui tan tontamente orgulloso para dejarte ir?

Sinceramente, no lo se, solo se que todos los días me acuerdo de ti…