Pues no se qué título poner a esto, ¿tú cuál pondrías?


En esos días en los que todo se ve negro.

En esas ocasiones en las que ves todo lo que conforma tu pasado, y vislumbras la cercanía del futuro.

Cuando todo en tu cabeza te dice que algo no esta del todo bien.

Piensa siempre que hay gente que esta peor que tu, siéntete afortunado de tener el cariño de tus seres cercanos.

Nunca olvides a esas personas que te dan fuerzas para seguir, para continuar, para coger una linterna y apuntar hacia las sombras, hasta que desaparezcan en la luz.

Todos tus antepasados están detrás de ti apoyándote, y todos tus descendientes están observándote, con una sola pregunta… ¿Y ahora qué?

Cuando tus piernas te fallen, cuando hinques la rodilla al suelo, y sientas que no puedes más, que tu cuerpo ya no da de si…

Coge impulso, ponte en pie, levanta tu vista al horizonte y dile al mundo “yo puedo”, “por muy duro que te pongas no me doblegarás”, “no estoy solo”.

Recuerda siempre por quien estas ahí, quien es esa persona que hace girar tu mundo, por la que darías tu vida… y házselo saber.