Desvariando un rato…

Empezamos el último mes del año.

Se acercan las fiestas familiares por antonomasia.

Tiempo, tal y como dice la canción… “de hacer balance de lo bueno y malo”.

Y echando la vista atrás… el balance sale neutro. Esta siendo un año bastante monótono, sin cosas que destacar ni para lo bueno ni para lo malo… ciertamente si tuviera que hacer una grafica al estilo de un electroencefalograma, seria plano (que no quiere indicar que estoy muerto). La vida tiene estas temporadas grises, anodinas, en las que no hay nada realmente destacable (y mira que me repito).

El trabajo es el trabajo, ahí esta con sus días buenos, sus días malos, y sus días en los que se cumple la frase de “Dios mío dame paciencia, porque como me des fuerza los mato a ostias”.

He conocido gente, he cumplido una promesa de hace mucho tiempo (verdad “cari” 😉 ). Amistades con sus más y sus menos, amigos que se puede decir que ya no lo son. Conocidos que dejaron de serlo. Enemigos creo que pocos (aunque eso serán ellos los que lo podrán decir mejor que yo)

El pequeño sigue en su crecimiento, haciéndose mayor y viendo como crece por momentos. Siento no haber podido estar todo lo que me hubiera gustado con él, seguir su evolución, pero no siempre se tiene todo lo que se quiere, y hay que decidir… Él es realmente la razón para seguir adelante, para aguantar carros y carretas, solo para llegar al final del día y ver su sonrisa.

Bueno, veremos que depara el año 2010… aunque, a pesar de lo anodino del 2009… firmo que sea igual.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies