La lección de Punset.


Pero que razón tiene este hombre.

Y la cara de hipócrita de la ministra González-Sinde aplaudiéndolo no tiene desperdicio.