Domingo casero


Hoy toca día de reposo.
Ayer fue el cumpleaños de mi madre, 49 años. Celebración familiar, paella, barbacoa, 30 personas, los niños… y mi hijo disfrutándolo como un bebe que es.
Es un placer verle reír, estar todo el día con una sonrisa en la boca, corriendo de un lado para otro con su camina (aún no anda, pero ya no le queda más que el último empujón).
Y sobre todo el puntazo de verle con unas gafas de sol y la gorra (foto en la galería correspondiente).