Pero que perras podeis ser las mujeres entre vosotras